Accidentes por conducir ebrio Fresno

Hay muchas causas de accidentes automovilísticos. Sin embargo, una de las causas más comunes de accidentes es conducir en estado de ebriedad. Y, desafortunadamente, los accidentes que involucran conducir en estado de ebriedad pueden ser bastante graves. En muchos casos, las víctimas sufren lesiones graves o incluso la muerte.

Si usted o un ser querido está involucrado en un accidente causado por un conductor ebrio, merece justicia. Aquí en las Oficinas Legales de Grossman, queremos ayudarlo a emprender acciones legales. Nuestro bufete de abogados tiene años de experiencia representando a víctimas de accidentes y queremos usar esa experiencia para obtener resultados.

¿Por qué es tan peligroso conducir en estado de ebriedad?

Cuando las personas beben y conducen, ponen en riesgo a todos los demás en la carretera. Esto se debe a los efectos que tiene la conducción en estado de ebriedad en una persona. Por ejemplo, el alcohol ralentiza el tiempo de reacción. En lugar de poder reaccionar ante otro vehículo, el conductor no puede frenar ni girar lo suficientemente pronto.

Conducir en estado de ebriedad también afecta la visión del conductor. A menudo, los conductores ebrios no pueden permanecer dentro de las líneas. Vagan entre carriles y fuera de la carretera. Como resultado, el conductor podría golpear a un peatón, un vehículo o un edificio.

Tipos de accidentes por conducción en estado de ebriedad

Hay tres tipos básicos de accidentes por conducción en estado de ebriedad:

1. Accidentes automovilísticos y de peatones

Si un conductor ebrio golpea a un peatón, los resultados pueden ser devastadores. A menudo, las lesiones de este tipo de accidentes son graves e incluso pueden poner en peligro la vida.

2. Accidentes automovilísticos y de vehículos

Si hay otros vehículos en la carretera, un conductor ebrio podría atropellarlos. Incluso una colisión menor tiene el potencial de causar huesos rotos y otras lesiones.

3. Accidentes de automóvil y bicicleta

Cuando un conductor está ebrio, es mucho menos probable que se dé cuenta o ceda el paso a los ciclistas. Al igual que el coche y accidentes de peatones, los accidentes automovilísticos y ciclistas suelen resultar en lesiones importantes. Una bicicleta pequeña no tiene ninguna posibilidad contra un automóvil.